Como utilizar las grasas en beneficio de tu salud (2)

¿ Grasas saturadas sí o no?

Han sido las malas de la película durante muchos años: decíamos en el post anterior que, a raíz  del estudio de A. Keys (1) publicado en los 70 se estableció la asociación entre consumo de grasas saturadas y enfermedad cardiovascular. Actualmente el panorama es muy distinto: en las dos últimas décadas se ha acumulado evidencia de que la ingesta de grasas saturadas no se relaciona con el aumento de riesgo de enfermedades cardiovasculares y síndrome metabólico.

En realidad, el riesgo de enfermar se relaciona con un alto consumo de carbohidratos.

Para explicar esto, tenemos que introducir un concepto importante:

No es lo mismo la cantidad de grasas saturadas ingeridas que las grasa saturadas libres, que circulan en sangre por el organismo. Se ha demostrado que el riesgo de síndrome metabólico, diabetes, paro cardiaco y muerte aumenta al aumentar las grasa en sangre, y este nivel es independiente de la cantidad de grasa que comemos. 

  • En una dieta baja en carbohidratos, la ingesta de grasas saturadas aumenta su uso como fuente de energía, sin producir acumulación.
  • En cambio, cuando hay resistencia a la insulina o cuando el páncreas no la segrega en cantidad suficiente, los carbohidratos no pueden entrar a las células y se acumulan en forma de grasas saturadas. El ácido palmitoléico es el mejor indicador de este proceso: cuando sus niveles en sangre son altos, indican conversión de glucosa en triglicéridos. Y este incremento de grasa circulante si está relacionado con el mayor riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares.

En estos casos, una dieta baja en carbohidratos y alta en grasas, con ejercicio físico, puede mejorar la resistencia a la insulina.

En cambio, las personas con predisposición genética a la obesidad y sensibles al consumo de grasas saturadas deberían restringir su el consumo.

Es decir, debemos valorar cada caso de manera individual para definir la estrategia a seguir respecto al consumo las grasas saturadas.

Las grasas saturadas se encuentran en productos animales ( carnes, vísceras, embutidos, piel de pollo, huevos, lácteos enteros, nata, yema de huevo) y vegetales (aceite de coco, aceite palma y manteca de cacao)

Durante los útimos años, los expertos recomiendan un cambio a la hora de valorar los nutrientes y establecer recomendaciones dietéticas: hay que considerar los alimentos globalmente, más que valorar sus componentes por separado. Desde este punto de vista, los alimentos tradicionales, naturales, ricos en grasas saturadas pueden ser neutros o beneficiosos en la prevención de enfermedades cardiovasculares o diabetes tipo II, mientras que el porcentaje de grasas saturadas en alimentos procesados, que contienen además grasas trans y aditivos los convierte en perjudiciales.

Al igual que carnes, pescados, huevos y lácteos frescos, las grasas saturadas vegetales sin refinar aportan beneficios consumidas con moderación:

Manteca de cacao: contiene una mezcla de ácidos grasos monoinsaturados, como el ácido oleico y saturados como el ácido palmítico y ácido esteárico, Vitamina K y E. Tiene un efecto neutro sobre la salud cardiovascular

Aceite de coco: rico en ácido laurico, vitamina K, E y compuestos antioxidantes. Su consumo aumenta el colestero “bueno” HDL respecto al LDL. Debe consumirse virgen y de primera presión en frio, para mantener sus beneficiosas propiedades.

Aceite de palma: en su uso tradicional, extraido por presión en frio y sin refinar, es un aceite con interesantes propiedades nutritivas por su riqueza en provitamina A. El aceite de palma refinado de los productos alimentarios industriales, asociado a azucares y cereales refinados es absolutamente perjudicial, además de suponer un desastre ecológico.

  1. Keys A (1970). «Coronary heart disease in seven countries». Circulation41 (4): 1–200. 
  2. https://www.irbbarcelona.org/es/news/las-celulas-tumorales-dependen-de-las-grasas-para-iniciar-metastasis

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *